martes 31 de agosto de 2010

Aaron Ruell, el último helado


Foto, Aaron Ruell

El último día de agosto se cae del calendario mientras siento unas inexplicables ganas de tomarme el último helado del verano. Creo que va a ser un Drácula, ese superventas de Frigo creado en 1973. No necesitas ser un vampiro para hincarle el colmillo a la deliciosa capa de cola que baña el mórbido relleno: vainilla y frambuesa... Una metáfora helada del torrente sanguíneo.

2 comentarios:

YoMisma dijo...

No vamos a empezar a exagerar, aún queda al menos como quince días para que se acabe el verano, no?

Cuando los crios vuelvan al cole y los días se encojan aún más... Te doy tiempo para que te comas el drácula y si quieres un FrigoPie también.

Saludines,
YoMisma

abril en paris dijo...

Soy más de Magnum..¡ chocolate noir !
Pero el colorido es muy hippy !!:-)