miércoles 10 de febrero de 2010

Please be mine



Llega San Valentín y los cínicos se vuelven más cínicos que nunca. Entre tanta tontería, sólo unos atrevidos lomógrafos se atreven a desenfundar sus cámaras soviéticas para demostrar que el amor todavía existe (o en su defecto, la fotografía analógica). Más información aquí.

4 comentarios:

Nalda dijo...

Es que con las lomos se pueden demostrar tantas cosas... La mía me chifla!!!!

Y Diane, qué viva el amor.

Un besazo

Señor Werty dijo...

Siempre nos quedará la fotografía.

sau2

La chica dijo...

Exacto...

Anónimo dijo...

Eso! celebraremos el día se San Lomotín.